El trauma colectivo requiere una respuesta colectiva

POR MARIA MACAYA

“El trauma cultural ocurre cuando los miembros de un colectivo sienten que han sido sometidos a un hecho horrendo que deja marcas indelebles en la conciencia de su grupo, marcando sus recuerdos para siempre y cambiando su identidad futura de manera fundamental e irrevocable”.

Jeffrey C. Alexander, El trauma: una teoría social.

Actualmente estamos viviendo lo que resulta ser un hecho traumático colectivo global, que tendrá efectos durante los próximos años sobre lo que somos como sociedad: los hijos de nuestros hijos heredarán el trauma a través de nuestro ADN y del proceso de epigenética en forma de miedos, desorientación, discriminación, inseguridad, y desconfianza. Estas consecuencias se quedarán con nosotros teniendo efectos a veces minúsculos y a veces mayores, sobre quienes somos como individuos y como grupo.

Cuando hablamos de Trauma Colectivo, los números se multiplican o se suman: están los que murieron y los que les lloran, los que estuvieron enfermos y los que los vieron sufrir, los que tuvieron miedo y los que aprendieron de ellos, los que perdieron sus trabajos y las familias que dependían de ellos, los que sufrieron discriminación y los que la impusieron.

Si el evento traumático es colectivo, la respuesta también debe ser colectiva: cómo nos curamos, cómo avanzamos, cómo construimos significado. En una entrevista reciente, cuando se le preguntó sobre la pandemia, el cardiólogo Valentin Fuster dijo: “El individuo no ha de mirarse a sí mismo, sino mirar a la comunidad.”

En su estudio, “Al abordar el trauma colectivo: conceptualizaciones e intervenciones”, Daya Somasundaram explica: “En las familias tamiles, los lazos estrechos y la cohesión dentro del contexto familiar hacen que respondan a amenazas o traumas externos funcionando como una unidad, en lugar de como miembros individuales. Comparten la experiencia y perciben el evento de una manera particular. Durante momentos de experiencias traumáticas, la familia se unirá en solidaridad para enfrentar la amenaza en su conjunto y brindar apoyo y protección mutuos. Con el tiempo, la familia actuará para definir e interpretar el hecho traumático, darle estructura y asignarle un significado común. También desarrollarán estrategias para hacer frente al estrés”.

Somos una especie social, por eso probablemente la expresión “distanciamiento social” es mejorable. Puede que fuese introducida para responder urgentemente a una situación en un momento dado, sin que su inventor fuese entonces consciente de que sería una expresión que iba a guiar nuestro comportamiento durante tantos meses. ¿No es “distanciamiento físico” lo que queremos decir? Cuando hablamos de socializar, hablamos de conexión, la que es necesaria para que los seres humanos prosperemos, crezcamos, encontremos nuestro equilibrio y estabilidad: dependemos de ella, de esa conexión. El tema, para combatir el COVID, es qué tan cerca estamos físicamente unos de otros, no cuánto nos preocupamos los unos por los otros o cuanto nos conectamos a nivel social y emocional.

Existe un concepto en psicología denominado “resonancia afectiva”. Es un proceso de interacción social cuya progresión se forma dinámicamente como un enredo entre moverse y ser movido, afectar y ser afectado. Se alimenta no solo por lo que escuchamos y decimos, sino también por nuestro lenguaje corporal, nuestras expresiones faciales y el tono de nuestra voz. Esta resonancia puede ser lo que se denomina “idéntica”: cuando sientes el dolor o la alegría de otra persona y luego sientes eso tú mismo; o puede ser “reactiva”, cuando simpatizas con la emoción que siente otra persona y te sientes inclinado a ayudar a aliviar el dolor o la tristeza o a contribuir a la felicidad o alegría.

En este proceso no debemos distanciarnos. Es esencial que si queremos seguir adelante seamos capaces de conectar y darnos cuenta de que todos somos responsables de la seguridad y el bienestar físico y emocional de los demás, que somos un colectivo en una situación colectiva que requiere una respuesta colectiva y unida donde cada individuo cuida y se preocupa por todos.

Newsletter

Inscríbete aquí

Datos de contacto

info@radika.org
+34 670 75 24 75

Términos y condiciones

Política de privacidad y cookies

Política de cancelación