La no discriminación

POR MARIA MACAYA

“Las personas no se llevan bien porque se temen; se temen porque no se conocen y no se conocen porque no se han comunicado entre sí.”.
Martin Luther King Jr.

El lunes fue el día de Martin Luther King Jr. Su persona representa la idea de la igualdad y la no discriminación como sueño humano. Cuando hablamos de trauma y de salud mental, es imposible no hablar también de desigualdad. 

El nivel socioeconómico, vivir en un barrio empobrecido o tener bajos niveles de educación son factores predisponentes a estar expuestos a eventos traumáticos que causarán trastornos como la depresión, la ansiedad, la esquizofrenia o la psicosis. La pobreza, la presión económica, el racismo, el sexismo, la orientación sexual, la falta de vivienda, la diversidad funcional o incluso la edad son algunas de las razones por las que una persona puede ser discriminada o rechazada y por la que es posible que sufra perjuicios en contra, ya sea cuando camina por la calle, cuando le dejan o no entrar en un lugar o cuando le ofrecen o rechazan en un trabajo. 

Cuando tus necesidades más básicas no están satisfechas, cuando no te sientes seguro en el mundo en el que vives, cuando te levantas por la mañana dudando si ese día vas a comer, o con miedo a ser juzgado o acosado en base a tu sexo, tu orientación o el color de tu piel, ¿Cómo vas a pensar en el autocuidado?, ¿En quién vas a confiar para recibir el apoyo de los demás que todos necesitamos?, ¿Cuándo tendrás tiempo y recursos para buscar la ayuda profesional apropiada? 

A menudo hablamos de legislación, de lo que permite y no permite, o de lo que hace para integrar a ciertos colectivos en la sociedad de una forma fluida y conectada. Pero, ¿No podemos, como personas individuales, hacer algo nosotros mismos con nuestra actitud, con la forma en que afrontamos situaciones y personas?

Me encanta esta frase que leí: “La salud pública es lo que construimos juntos, como sociedad, cuando le damos forma a nuestras comunidades para que así todos juntos podamos lograr una salud óptima”. El bienestar mental de todos está en las manos de cada uno. En lugar de ver la salud pública como una responsabilidad únicamente del sector público, considerémoslo una responsabilidad de cada uno de nosotros. Juntos y como individuos podemos darle forma a esa salud pública, a esa integración de todos; juntos podemos tener un efecto necesario sobre la opresión sistémica.

El término estigma hace referencia a problemas de conocimientos (ignorancia), actitudes (prejuicios) y comportamientos (discriminación)”. Para acabar con el estigma, escuchemos las palabras de Martin Luther King, Jr.: Comuniquémonos entre nosotros para conocernos; conozcámonos para dejar de temernos los unos a los otros, especialmente con aquellos a quienes la cultura nos ha hecho ver como “diferentes”. Diferente es una visión subjetiva. En el momento en que aprendemos a comprender, podemos conectarnos. Entonces, la visión de que uno u otro somos “diferentes”, de que existe un “tú contra mí”, deja de existir.

Escribo esto con cierta alegría, ya que justo ahora, una mujer de color y de origen hindú ha sido elegida vicepresidenta de Estados Unidos.

Hasta dentro de dos semanas, cuando recibiréis nuestro próximo newsletter.

Con afecto,
Maria Macaya

Newsletter

Inscríbete aquí

Datos de contacto

info@radika.org
+34 670 75 24 75

Términos y condiciones

Política de privacidad y cookies

Política de cancelación