Agustín Burton

Agustín empezó a practicar Yoga en Argentina a raíz de una crisis personal. Después de cada práctica sentía una gran calma interior y una paz mental. Fue así cómo descubrió los beneficios del yoga.

Cuando llegó a Barcelona la práctica y el estudio del yoga fueron ganando más espacio en su vida. Se inició en Reiki, Masaje Thai y se enfocó en la práctica del estilo Jivamukti.

El Yoga le brindó herramientas para conocerse, aceptarse y relacionarse más positivamente con las personas. Queriendo compartirlas con los demás, decidió formarse como profesor de Hatha Vinyasa en la escuela Mandiram.

Años más tarde, conoció Fundación Radika y decidió formarse también como profesor de Yoga Informado. Hoy, en sus clases ofrece un espacio de autoconocimiento y conexión, trabajando tanto el cuerpo como la mente y el espíritu.