Redes Sociales: Los dos lados de la moneda

POR MARIA MACAYA

Esta semana tuvimos nuestra sesión de Radikalmente dedicada a las redes sociales y la salud mental con Paula Butragueño, Mireia Hurtado y Sara Rodés como participantes, y Albert Om como moderador.

Es una conversación esencial. Las redes sociales se han metido en nuestras vidas como un tsunami y sin manual de instrucciones. Cada uno de nosotros estamos intentando encajarlas como podemos o sabemos, pero es fácil perder el control. Algunos de los efectos secundarios ya están saliendo a la luz: adicciones, baja autoestima, trastornos de la alimentación, desconexión social, no estar presente en el momento y crisis de identidad; otros aún están por salir.

Si estas son las consecuencias como bien preguntaba alguien del público, ¿como es que psicólogas, profesores de yoga y mindfulness o health coaches, personas que orientan su vida y trabajo al bienestar, utilizan las redes sociales?

Las tres participantes invitadas, Sara, Paula y Mireia, tienen en las redes sociales, en Instagram específicamente, su lugar de trabajo y su forma de comunicarse con el público. Para nosotros, en Rādika, también es una de nuestras vías principales de comunicación.

Las tres participantes coincidieron en que las redes sociales son una moneda de doble cara. Aunque tienen claramente un lado negativo, también tienen un lado positivo. Permiten compartir, comunicarse, inspirar y conectar con muchas personas. Las tres explicaron que intentan hacer un uso consciente de las redes sociales para disfrutar de sus beneficios sin sufrir su lado negativo. No siempre les ha resultado fácil, pero han conseguido usarlas con conciencia. Han conseguido que los lotos crezcan en el barro.

Sin duda, lo que que nos ha quedado claro es que tenemos que ser conscientes y educarnos a nosotros mismos y a nuestros hijos en el uso de las redes sociales.

Me gustaría compartir dos cosas que he estado pensando a raíz de esta charla: intención y conexión.

Intención: ¿Cuál es mi intención al entrar en Instagram o en Facebook? Estoy queriendo evadir responsabilidades? ¿Estoy queriendo no estar presente o conectada conmigo o con los que me rodean en el mundo real? ¿Quiero convencer a los demás de que soy algo que no soy? o, por lo contrario, ¿tengo la intención de conectar, compartir e inspirar? ¿De crear algo mejor?

Esto me lleva al segundo punto, la conexión. Las personas necesitamos relacionarnos con los demás, es una de nuestras necesidades más básicas. Cuando hablamos de relaciones hablamos de confianza, amor, apoyo, altruismo, escucha, comprensión, vulnerabilidad o aceptación. Estos son algunos de los elementos esenciales para una conexión sana y enriquecedora, una conexión que de verdad pueda llenarnos.

Las redes sociales no pueden satisfacer esta necesidad, y los seguidores tampoco. No nos podemos confundir, no podemos basar nuestra estabilidad emocional en esas interacciones que en la mayoría de los casos no ofrecen ninguna de esas cualidades.

Hasta dentro de 15 días,
Maria Macaya

Clica aquí para ver la sesión en diferido de Radikalmente “Redes Sociales y Salud Mental”

Newsletter

Inscríbete aquí

Datos de contacto

info@radika.org
+34 670 75 24 75

Términos y condiciones

Política de privacidad y cookies

Política de cancelación